INICIO
A la Sagrada Majestad de la VERDAD

Thomas Taylor

lunes, 2 de marzo de 2009

2009 EL AÑO DE LA RECONCILIACIÓN SEGÚN LA ONU

Hola amigos y amigas

Según la resolución A/61/L22 de Naciones Unidas, el año 2009 es el año de la reconciliación. ¿De qué reconciliación se está hablando? Según el Presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas, el Dr. Miguel d´Escoto Brockmann, en su mensaje de Navidad en 2008: "En este 2009... llenemos nuestros corazones de perdón para quienes pueden habernos hecho daño y de mucha esperanza para el futuro que todos juntos debemos construir.
No olvidemos nunca que otro mundo es posible. Un mundo sin guerras, sin bloqueos criminales, sin hambre, sin pobreza extrema, sin usura, sin Guantánamos, sin armas nucleares, sin sueños ni actitudes imperiales, sin el egoísmo demencial y suicida en que nos encontramos. Un mundo con trabajo justamente remunerado, con techo, salud, educación, alimentos y agua limpia al alcance de todos y todas, es un mundo que podremos lograr si nos lo proponemos seriamente."
Por su parte la resolución mencionada dice: "..La Asamblea General ha declarado el año 2009 como el Año Internacional de la Reconciliación. Ha reconocido la urgencia y la necesidad de un proceso de reconciliación, sobre todo en aquellas regiones y países del mundo que han sufrido o siguen sufriendo situaciones de conflicto y donde la sociedad en sus facetas y aspectos múltiples internos, nacionales e internacionales es amenazada, agredida y dividida…"
Visto que Naciones Unidas tiene como principal tarea el mantenimiento de la paz mundial es entendible que cuando hable de reconciliación lo haga con miras al tema de la paz, especialmente al tema de la resolución, aminoramiento o transformación de los conflictos violentos expresados en choques entre seres humanos armados. Sin embargo, y tal vez como agregado al énfasis de la ONU, también es necesario llamar la atención sobre la importancia de la reconciliación individual, de cada persona consigo misma y con su entorno más cercano, el ámbito familiar, de las amistades y laboral, en el cual se expresan continuamente las semillas de los grandes conflictos.
El ilustre pensador hindú Jiddu Krishnamurti expresó su verdad teosófica en una frase que puede servirnos para respaldar nuestra defensa de la promoción de la reconciliación al nivel micro e individual, dijo: "...uno es el mundo; ; psicológicamente, internamente, uno es el mundo. Vaya usted a la India y verá que ellos tienen los mismos problemas que hay aquí: sufrimiento, soledad, muerte, ansiedad, dolor. Dondequiera que uno vaya, éste es el hecho común a toda la humanidad." Desprendiendose lógicamente una sencilla deducción que también enfatizó Krishnamurti, si soy el mundo, cambiando yo, el mundo cambia. Todo esto no es sólo una verdad krishnamurtiana, realmente es una verdad bien difundida por las tradiciones espirituales del mundo, entre ellas la Vedanta Advaita, en la cual podríamos, respetuosamente, clasificar a Krishnamurti sin negarle su originalidad de pensamiento y expresión.
Si hay fragmentación interna, hay violencia en la persona, que se expresa en el mundo que vive y en sus relaciones. ¿Qué esperar entonces del mundo donde todos estamos luchando por conseguir algo que creemos está afuera en algún lado? Tiene que ser un valle de lágrimas de competencia desaforada en donde el humano y la humana fragmentados se devoran unos a otros en justificiaciones irreconciliables que los respaldan en su locura.
La reconciliación con nosotros mismos es fundamental para dar inicio al proceso de transformación hacia la paz interior, no solo hacia la paz como ausencia de conflictos, sino a la paz como condición inalterable del Ser enraizada en esa mencionada idea de que Somos Uno con la Conciencia Una, o que somos el mundo o la Unidad Fundamental, idea bellamente desarrollada hoy en día por el físico teórico Amit Goswami como paradigma integrador y revolucionario en el ámbito científico capaz de explicar lo inexplicado y las grandes preguntas aún sin respuesta de la investigación científica. Lo ha dicho Goswami y lo ha dicho Ken Wilber y muchos otros LA CONSCIENCIA ES LA BASE DE LA EXISTENCIA. Tal vez con esta idea como principio filosófico guía del proceso de reconciliación a todos los niveles, desde lo individual a lo social y político como lo colectivo nos sea mucho más factiblerealizar una reconciliación total, no solo del yo hacia afuera, o de labios para afuera sino radical, del yo hacia adentro abarcando la totalidad del Ser, lo que significa abarcar la totalidad del horizonte y no la salvación personal.
Reconciliar es volver a conciliar, es decir conciliar lo que ahora no está conciliado pero que lo estuvo. Es bien conocida y repetida aquella condición divina de los seres humanos, pero es claro que muchos de nosotros no nos acercamos a ella y más bien estamos muy lejos, expresión de ello son nuestros continuos conflictos psicológicos y a nivel externo los conflictos violentos. La reconciliación es la realización de esta idea como comprensión irrenunciable de nuestra naturaleza original y final.

Juan Gui.

1 comentario:

Guzmán. dijo...

Jiddu Krishnamurti y las Organizaciones.

"Quizás recuerden ustedes la historia de cómo el diablo y un amigo suyo estaban paseando por la calle cuando vieron delante de ellos a un hombre que levantaba algo del suelo y, después de mirarlo, se lo guardaba en el bolsillo. El amigo preguntó al diablo:

"¿Qué recogió ese hombre?" "Recogió un trozo de la Verdad", contestó el diablo. "Ese es muy mal negocio para ti, entonces", dijo su amigo. "Oh, no, en absoluto", replicó el diablo, "voy a dejar que la organice".

Yo sostengo que la Verdad es una tierra sin caminos, y no es posible acercarse a ella por ningún sendero, por ninguna religión, por ninguna secta. Ese es mi punto de vista y me adhiero a él absoluta e incondicionalmente. La Verdad, al ser ilimitada, incondicionada, inabordable por ningún camino, no puede ser organizada; ni puede formarse organización alguna para conducir o forzar a la gente a lo largo de algún sendero en particular. Si desde el principio entienden eso, entonces verán cuan imposible es organizar una creencia. Una creencia es un asunto puramente individual, y no pueden ni deben organizarla. Si lo hacen, se torna en algo muerto, cristalizado; se convierte en un credo, una secta, una religión que ha de imponerse a los demás. Esto es lo que todo el mundo trata de hacer. La Verdad se empequeñece y se transforma en un juguete para los débiles, para los que están sólo momentáneamente descontentos. La Verdad no puede rebajarse, es más bien el individuo quien debe hacer el esfuerzo de elevarse hacia ella.

Ustedes no pueden traer la cumbre de la montaña al valle. Si quieren llegar a la cima de la montaña, tienen que atravesar el valle y trepar por las cuestas sin temor a los peligrosos precipicios. Tienen que ascender hacia la Verdad, esta no puede "descender" ni organizarse para ustedes. El interés en las ideas es sostenido principalmente por las organizaciones, pero las organizaciones sólo despiertan el interés desde afuera.


Fragmento del discurso de disolución de la La Orden de la Estrella de Oriente. (2 de Agosto de 1929)
http://seaunaluzparaustedmismo.blogspot.com/